sábado, 4 de julio de 2020


En dirección norte


Para no perder el ansiado norte
Compré una brújula en el viejo mercado de buhoneros,
Advirtiendo solemnemente que la idea de la perdición
Era fortuita, ineficaz y plausiblemente incierta,
Ajustada a la raigambre del origen de los pequeños destinos,
Los que se ignoran por falta de llegada
O, acaso, por conocidos pasos marcados en el barro del camino.

Con el tiempo, no hizo falta un empuje solidario ni una ayuda
Desinteresada en localizar el fin del presente más cercano.
Tiempo y pasos se asentaron a mitad de la ruta
Viendo la estrella polar destacar su luz en el crepúsculo
Y asomando el cuello para divisar fantasmas del camino
Que sentenciaron a tus pies el lugar exacto del infierno.

lunes, 5 de agosto de 2019


¿Por qué intento interpretar
el pensamiento de los hombres
sin ni siquiera haberlos intuido
ni escucharlos en su continuo griterío?

¿Quien me ha permitido girar despacio
frente a su rostro impoluto de cristiano
que desea un éxtasis permanente
desechando los rezos más atávicos?

Quizá una suave nube, un fresco viento
diamantino y rencoroso me introdujo
en paisajes bucólicos y fáciles de amar
como paisajes del quinientos más antiguo.

Quizá esta música rastrera de gemelas
voces, me mandó ese examen exacto
de ese sino, advirtiendo fuertes vientos imposibles,
sonoras risas más antiguas que yo mismo.

jueves, 1 de agosto de 2019


Pienso que debo llevar de aquí al cielo
otra vida diferente, un mero gesto
de escape insustancial y etéreo,
girar los controles del mando a la izquierda
y dejar pasar el tiempo a su ritmo.
Y aprovechar los días cotidianos
Para no hacer nada insustancial.

Creo que debo mejorar mi figura
de torero antiguo y falso  porte,
dibujar zigzag en el asfalto de gres
Y dejar huir a los inseguros hombres
que circulan inconsistentemente por la acera.

Así quizá logre la firmeza de los marinos,
el arrojo de los fuertes aventureros,
el enigma de las almas consecuentes,
esas que duermen en jergones de acero.


Quienes estamos en desacuerdo con el ritmo 
que marca el quehacer diario de los hombres
y nos volvemos huraños y retráctiles por defecto
deseamos un solo fin que conduzca a la apertura
o , al menos, que defienda una postura indefectible 
que convierta a la piel en mera práctica
de un dulce dolor, de un cielo encubierto de algas 
que acostumbre al alma a ser tan sencilla
para no acabar en los altos andamios,
allí donde los hombres sueñan con lo inescrutable 
con la simple idea de volverse más sociables.

miércoles, 24 de julio de 2019



Creo que tengo, últimamente, una adicción
a lo que es bello, a lo que reluce lejos de mi alma
y me recuerda caminos sin sentido y ligeramente agradables.

¿Será ese el  síndrome del que hablan, el de la belleza
que termina justo cuando la figura desaparece
y todo se convierte en líneas amarillas de occidente
que apaciguan a los otros?

Creo que la locura es oscura como el alma de los débiles
que se han dejado engañar por la luminosidad del mar,
y, después muy, muy lentamente se han mofado de los amigos
que ignoraron a la estúpida deriva de los frágiles barcos.

A veces, he pensado si he dejado al lado de la muerte
la posibilidad de mi pequeña ingenuidad y el sabor del saber adolescente
de los que hoy viven en grandes oquedades llenas
de enseres blancos y de lujo que me hacen aún más joven.





COBARDE

¿Realmente resulta sorprendente y admirable
la miseria convertida en hecho cotidiano,
esparcir imágenes  irreales sobre los hombres
y después huir entre las tinieblas de la noche
sin ningún aspaviento ni resentimiento
que repercuta sobre la conducta diaria?

sábado, 25 de mayo de 2019




Melibea

Y ante el espejo se miraba,
Con la mirada cierta de la madre, Alisa,
Se alisa el pelo suavemente soñando
Con Calixto;
Enloquecida efigie rastreaba los fundamentos ciertos
Del amor